[ENC043] ¿Quien dijo que una cabina no podía convertirse en una biblioteca?

UNA CABINA_UNA BIBLIOTECA

* * * * * *

El último café que quedaba en Busséol cerró hace ya unos cuantos años. Desde entonces, los habitantes de esta pequeña aldea francesa vivían su día a día sin un solo lugar de encuentro social.

En octubre del año pasado, doce jóvenes arquitectos del grupo Collectif Etc iniciaron una gira por toda Francia montados en bicicleta y armados con una enorme caja de herramientas.

El objetivo: identificar problemáticas sociales urbanas e intervenir mediante proyectos imaginativos en los que fueran los propios vecinos del lugar los que decidieran qué hacer.

El pequeño pueblo de Busséol fue una de las primeras etapas del ‘Detour de France’. ¿Qué necesita el pueblo? ¿Qué os gustaría transformar? ¿Estáis dispuestos a trabajar?

En poco tiempo identificaron el problema: había que recuperar los pequeños rincones de socialización del pueblo.

Así, el edificio que ocupaba antes el viejo horno se convirtió en el bar del pueblo; el lavadero, en la piscina municipal; la iglesia, en el cine; y la cabina, en una pequeña, pero bien surtida, biblioteca. Había llegado el momento de apagar la tele, salir a la calle y compartir.

“Más allá del proyecto específico de Busséol, lo que queremos es que los ciudadanos se den cuenta de que todo se puede transformar, cualquier lugar puede tener hoy otro uso. Nuestros proyectos son, sobre todo, disparadores de imaginación”,  comentaban en eme3 Kelly Ung y Julien Abitbol, dos de los miembros del Collectif Etc.

Este peculiar pelotón ciclista continúa hoy recorriendo Francia, haciendo algo tan básico como preguntar directamente a los ciudadanos qué les gustaría recuperar y cómo. Ellos ponen las herramientas. Los vecinos, las ganas de transformar.

Al fin y al cabo ¿quién dijo que una cabina telefónica no podía convertirse en biblioteca?

* * * * * *

http://goo.gl/qMQQmh

* * * * * *